En 2017, la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano mantendrá nivel de subsidios a la vivienda

 

-  A pesar del recorte presupuestal, para el próximo año se mantendrá el mismo número de acciones que se realizaron en 2016, es decir, 130 mil, pero estos apoyos se enfocarán hacia quienes perciben hasta 2.6 salarios mínimos

 

-  Gracias a la Política Nacional de Vivienda, emprendida por el Presidente Enrique Peña Nieto, en esta administración ya no hay vivienda alejada de los centros de trabajo o de los medios de transporte 

 

Durante 2017, la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) reorientará sus esfuerzos en el otorgamiento de subsidios a la vivienda hacia el sector de la población que percibe hasta 2.6 salarios mínimos, a fin de que las familias de escasos recursos puedan hacerse de una casa, cuya renta les sea accesible y no les propicie abandonarla.

De acuerdo con la nueva Política Nacional de Vivienda, en la actualidad el subsidio sólo se otorga a viviendas que se construyen dentro de los perímetros de contención y van dirigidos a quienes perciben hasta cinco salarios mínimos.

No obstante, la titular de la SEDATU, Rosario Robles, anticipó que a consecuencia del recorte presupuestal ocasionado por el entorno económico mundial, esta 

 

secretaría reorientará su política de subsidios hacia quienes menos tienen, es decir, a aquellos trabajadores que perciben hasta 2.6 salarios mínimos, y así garantizar las mismas 130 mil acciones con subsidio que se han hecho este año”. 

 

Además, la SEDATU fortalecerá sus acciones para atender a aquella población no afiliada con necesidades de vivienda, a través de políticas específicas de mejoramiento y de construcción con apoyos que se otorgan desde la CONAVI, para programas específicos como Vivienda Joven, Vivienda para Migrantes, o desde FONHAPO o la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas viviendas para indígenas o viviendas para mujeres madres solteras.

 

 

 

Una de las principales características de este gobierno es que se dejó de construir vivienda alejada de los centros de trabajo o de los medios de transporte y hoy solo se hace dentro de los perímetros de contención que se han definido previamente. 

Esto ha permitido que ya no se contribuya al abandono de viviendas que hay en el país, y dejar atrás la contradicción de gente sin vivienda y vivienda sin gente.

Otra de las características de la nueva Política Nacional de Vivienda es que plantea un elemento muy importante: construir vivienda para construir ciudades, y en consecuencia se construyan hogares de no menos de 45 metros cuadrados con dos habitaciones y todos los servicios básicos y cercanos a los centros de trabajo, de las escuelas y de los medios de transporte.