SEMAR, PROFEPA Y CONANP atienden encallamiento de la embarcación  “Cachanilla” en Baja California

El encallamiento ocurrió al ingresar por el canal de acceso de la Laguna de Guerrero Negro.

Hasta el momento no existe evidencia de combustible (diésel) derramado en la mar. 

No existe riesgo de daños al casco del barco derivado de que se encuentra asentado en un banco de arena.

 

Las Delegaciones en Baja California y Baja California Sur de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente coordinadas con la Secretaría de Marina-Armada de México (SEMAR) y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) atendieron el encallamiento de la embarcación sardinera denominada “Cachanilla” en el municipio de Ensenada B.C. a fin de evitar y verificar daños a la flora y fauna marina ocasionados.

La embarcación con matrícula 0201262423-1, propiedad de la empresa Operadora Ensenada, S.A. de C.V., encalló a las afueras de la Laguna de Guerrero Negro, Baja California, en Coordenadas Geográficas de referencia: 28°07 ̈41.23” Latitud Norte y 114°06 ̈49.13” Longitud Oeste, aproximadamente a 7.4 millas de los límites de Baja California y Baja California Sur (Paralelo 28).

El barco sardinero, encalló en un banco de arena en la boca Norte de la laguna Guerrero Negro, lo anterior al ingresar a la misma por canal de acceso, por lo que citado buque quedó sin capacidad de maniobra, varado y escorado sobre uno de sus costados.

Personal de la PROFEPA en coordinación con elementos de la SEMAR y personal del ANP Reserva de la Biosfera El Vizcaíno (REVIBI) y a bordo de una embarcación propiedad de la CONANP realizó operativo vía marítima para efecto de verificar si existen vestigios de un derrame de combustible y de algún daño a la flora y fauna marina por el encallamiento en un banco de arena, no encontrando indicios de daño alguno, ni detectó alguna mortandad de flora o fauna marina en la zona adyacente a la embarcación.

Por su parte, personal naval de la Armada de México adscrito a la Segunda Región Naval, realiza recorridos para vigilar y monitorear las condiciones de la embarcación varada.

Los tanques de la embarcación contienen aproximadamente 30,000 litros de diésel y 200 litros de aceite; los cuales se encuentran sellados.

Se tiene conocimiento de que no hubo decesos en la tripulación, ya que ésta fue rescatada y antes de ser puesta a salvo en tierra logró el sellamiento de los tanques de combustible y de sus bodegas de carga.

Posterior al encallamiento de la embarcación, se iniciaron exitosamente las acciones de Recuperación de la Red de Cerco, misma que se encontraba a la deriva y ponía en riesgo de enmallamiento de ballenas que habitan en el área.

La Secretaría de Marina-Armada de México y la PROFEPA continuarán con el permanente monitoreo del navío a fin de actuar con equipo especial para el control y prevención de derrames de hidrocarburos y otras substancias nocivas en la mar, en caso de presentarse alguna fuga o derrame u otra emergencia que resulte del encallamiento.