El Gigante de los cielos visita México.

La comunidad y la industria aeronáutica en México están de fiesta y es que hace un par de días un evento equiparable a la llegada       de aviones legendarios como el Concorde sorprendió por igual a los amantes de la aviación y a extraños al tema.

Por: Mariano García


FOTOS: Carlos Morales (M.A.S)    

 

 

   La tarde se tornaba azul y triste, los fotógrafos aficionados estaban listos en el célebre “Mc Puente”, un espacio que desde hace años recibe a aficionados y profesionales o cualquiera que guste dejarse llevar por la aventura de la aviación. El puente estaba rebosante de personas que con sus Smartphone venían dando seguimiento al majestuoso Airbus A-380 un desarrollo que lo vino a cambiar todo en el mundo de la aviación civil y ha sido ya capaz de retirar a otra leyenda, al Boeing 747 en Air France que por más de 40 años tuvo titularidad en la ruta Paris-Ciudad de México y muy pronto lo hará en otras aerolíneas de importancia.

   El A-380 representa un cambio de juego para Boeing, el némesis de Airbus, al incorporar no sólo nuevas tecnologías de construcción sino al cambiar los conceptos de pasaje en rutas de alta demanda, el marketing hacia el dominio de rutas de (muy) largo alcance sin hacer escalas y la eficiencia tecnológica en un increíble equilibrio con la seguridad y confort de los viajeros. El A-380 es capaz de transportar 853 pasajeros por 15,700 Km. en una sola configuración o clase, lo cual es tremendo. Tan sólo imaginemos viajar de Dallas a Sidney de un solo “brinco” en 16 horas 55 minutos.

   Por supuesto que mejoras y actualizaciones tuvieron que llevarse a cabo, no sólo por parte de la autoridad aeronáutica mexicana la DGAC (Dirección General de Aeronáutica Civil), o la SCT (Secretaria de Comunicaciones y trasporte), sino por la misma Air France que asesoró y supervisó que las adecuaciones sean las correctas. Estas mejoras se enfocaron a la infraestructura, como calles de rodaje que pudiera soportar el peso de éste coloso y los pasillos que permitieran el ascenso y descenso de los pasajeros por diferentes puertas y alturas sin que el desahogo represente un problema de logística.

   Aunque no se trata de la primera vez que el A-380 viaja a México, ya que anteriormente lo hizo a Cancun en el 2013 por única ocasión, sí se trata de la primera vez que cubre su ruta regular hacia y desde la Ciudad de México, lo cual  significa que nuestro país se mantiene a la vanguardia en la infraestructura aeroportuaria siendo éste voto de confianza por parte de Air France, un testamento muy importante hacia los técnicos y administradores mexicanos que operan en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y la confianza que despertará en otras aerolíneas como Lufthansa quien será la siguiente en asignar su A-380 en rutas a México.

   Actualmente Air France opera diez aviones de éste tipo ejemplares que cubren las rutas más lejanas desde París, conectando la ciudad luz con Nueva York, Washington DC, Shanghái, Hong Kong, Abiyán, Johannesburgo, Sudáfrica, Los Ángeles y ahora Ciudad de México y aunque puede transportar a 853 pasajeros Air France configura su A-380 para transportar 516 personas divididos en 4 clases: Premier con 9 asientos, Negocios con 80, Premium Económica 38 y Económica con 398, destacando que desde su diseño es absolutamente certificado para el uso de personas discapacitadas. Un boleto redondo  promedio entre México y París, en al clase más económica tiene un costo de 24,800 pesos. 

 

   De vuelta al “Mcpuente”, el alboroto aumenta, su majestad como Air France lo llama, se balancea majestuoso sobre la ciudad más grande del mundo, para todos la visión apenas dura unos instantes al ver esta gran ave flotar sobre avenidas saturadas de modo muy elegante para hacer un perfecto toque sobre la pista del Aeropuerto Benito Juárez. La recepción corrió por cuenta de cientos de invitados y miembros de la prensa pero sobre todo de un conjunto de mariachi que no dejo dudas de que el A-380 tendrá una cálida carrera en los cielos mexicanos.