Tiene vida el campeón de la NBA

GOLDEN STATE.- Los Golden State Warriors tienen vida. Siguen respirando.

Por: Cristina Mittenzwey.

 

Los actuales monarcas de la NBA necesitaron exprimirse al máximo para derrotar al Thunder (120-111) en el Juego 5 de la final del Oeste.

 

La quinteta del coach Steve Kerr, que sigue por debajo en el global de la eliminatoria

(2-3), se salvó y ahora tendrá que ir de visita a Oklahoma.

 

Los campeones no estaban dispuestos a decir adiós ante su público a una temporada histórica y sacaron su orgullo para seguir vivos. 

 

La estrella Stephen Curry (31 puntos, 7 rebotes y 6 asistencias) y Klay Thompson (27 puntos) fueron los máximos anotadores de unos Warriors que cimentaron el triunfo gracias a la actuación de su gran estrella en el tramo final y a la colaboración fundamental de los secundarios.

 

Andrew Bogut estuvo inmenso bajo los aros (15 puntos y 14 rebotes) y junto a Draymond Green (11+13+4 tapones) ganaron la partida a la pareja interior formada Steven Adams y Serge Ibaka. 

 

Por el Thunder, Kevin Durant tuvo 40 puntos, y Russell Westbrook (31), pero de nada sirvieron esas cifras.

 

 

 

 

 

 Los Warriors se hicieron con el mando del 

partido en la primera acción con tres puntos de Harrison Barnes y no lo cedieron hasta  que Russell Westbrook convirtió un triple descomunal en el tercer cuarto que dio la única ventaja de la que gozaron los visitantes (67-68). 

 

Desde el inicio los campeones transmitieron mejores sensaciones, con una actitud muy distinta a la exhibida en Oklahoma City, pero sin embargo no consiguieron deshacerse de unos molestos Thunder. El equipo de Billy Donovan llegó a limar diferencias de hasta diez puntos (del 22-12 al 30-29) y aguantó hasta el último cuarto haciendo la goma a la espera de su oportunidad (81-77).

 

Fue entonces cuando aparecieron los secundarios de los Warriors para asestar un golpe casi mortal a su rival. Con Curry y Thompson sentados en el banquillo, los locales firmaron un 10-2 al inicio del último acto de la mano de Livingston, Iguodala y Barnes y devolvieron los dobles dígitos de diferencia (91-79). No se rindieron los Thunder, que obligaron al MVP a dar lo mejor de sí para cerrar la victoria. 

 

En caso de darse un séptimo sería de nuevo en casa de los campeones. Por lo pronto, el sexto vuela a Oklahoma.